Disfruta al  máximo del maravilloso entorno que las  Rías Baixas ofrece.

La calidad de vida de la zona es muy alta por la gran cantidad y variedad de actividades que se pueden hacer, de forma gratuita o a precios bastante menores que en otras zonas con un turismo más masificado. Por ejemplo, esta zona es ideal simplemente para pasear, ya sea a pie, en bici, en moto o en coche. Si decide ir a pie puede hacer cualquiera de las rutas senderistas oficiales, de las que puede encontrar información por internet, que pasan o empiezan cerca de O Eido de Celia (Ruta Os penedos de San Cibran PR-G 132; Ruta sendero de la Picaraña PR-G 30; Ruta de los Penedos da Picaraña, PR-G, 120; Ruta de los montes de Cristiñade. PR-G 163). También puede hacer otro tipo de paseos por rutas no señalizadas como el paseo fluvial de la Freixa hasta Mondariz, la senda del Tea hasta Salvaterra, los “Pasos de Tatín”, en Mondariz. Estas rutas (y muchas otras) son ideales para la bici de montaña también. Podrían apuntarse a la Andaina que se organiza a mediados de marzo sin salir de Guláns y que tiene unos 25 km de una dificultad media. Todas estas rutas pasan por lugares ideales para coger setas en otoño. Vayan cuando vayan, párense en “Pé de porras”, a escasos (pero empinados) 3 km de O Eido, llegando a la capilla de San Cibrán, y contemplen el valle del Tea.

Precioso.

Para los más animados a andar, o para los que tengan motivaciones religiosas, otra ruta que pueden hacer es enlazar con la segunda etapa del “Camino portugués a Santiago, y llegar, en dos etapas más, a Compostela. Ideal para hacerlo también en bici. Si quiere hacer rutas largas en bici de carretera, o moto, o coche, pueden hacer la ruta que los ciclistas de por aquí llaman “El valle”. Se puede salir de O Eido de Celia, y seguir por Porriño (subiendo el rompepiernas San Cibrán, si así quieren empezar), Zamáns, Gondomar, Ramallosa, Baiona, A Guarda, Rosal, Tui, Salceda y vuelta a O Eido de Celia. En total, unos 122 km que le dejarán más que “satisfecho”. Si las fuerzas no flaquean, o va en moto o coche, y quiere lugares para la “foto”, puede pararse en A Virxe da Roca (Baiona), Faro de Cabo Silleiro, subir a Santa Tecla, en A Guarda, al Monte Aloia, en Tui, o acercarse, también en Tui, al puente antiguo que es frontera España-Portugal. Estando aquí, suban a la fortaleza de Valença do Minho a comprar unas toallas. Que no se diga que han estado a lado de Portugal y no han comprado ninguna. Si no tiene bici, puede alquilarlas a buen precio, por ejemplo, en BicieBike, en Ponteareas.

Si necesita otros tipos de deporte como aliciente para visitar la zona, les animamos a hacer la medio-maratón (o los 10 km) de la Vig-Bay. El circuito es todo por la costa desde Samil (Vigo) hasta las puertas del Parador de Baiona. O puede practicar padel, tenis o natación en las instalaciones que el ayuntamiento de Ponteareas tiene en la piscina municipal y en la Freixa. Si necesita unas instalaciones más profesionales para la práctica del padel, con fisioterapuetas y restaurante, pueden ir al Club de iPadel de Mos, a escasos 20 minutos de O Eido. Y si lo que necesitan es multiaventura y outdoor en entornos naturales, contacten con Paralelo Zero. Díganle que van de nuestra parte.

Por supuesto, que no falte el golf si es lo que les gusta. En Mondariz tienen un precioso campo de 18 hoyos en el que puede pasar el día, y comer allí mismo. También en Mondariz (y en Ponteareas) tienen clubs hípicos en donde pueden contratar clases, cursillos o rutas ecuestrescon guía por la zona.Y ya que hemos llegado a Mondaríz (así como quien no quiere la cosa) por supuesto vayan almaravilloso, super-relajante e idílico Palacio del Agua del Balneario. Luego, pueden cenar porla zona o tomar unas copas. Cuando vuelvan para O Eido de Celia, van a dormir como bebés.

Si además del Balneario de Mondaríz, quieren disfrutar del entorno termal de O Eido de Celia, pueden visitar las económicas y preciosas Termas de Prexigueiro (a 35 minutos) o las un poco más caras Termas de Monçao (a 20 minutos) o el espectacular Tálaso Atlántico, en Santa María de Oia (a 45 minutos). También recientemente han empezado a funcionar las Termas de Salvaterra (a 15 minutos). Varias son las playas para visitar en verano (o invierno) situadas cerca de O Eido de Celia. La que más a mano queda es Playa América, en Nigrán, o Samil y O Vao, en Vigo. Pero no descarten las playas de Cangas porque son absolutamente paradisiacas. Un día allí les merecerá la pena. Y no se olviden de las playas fluviales de muy cerca de la casa (a Freixa, Mondaríz,….) aunque es por la playa de Maceira (en Covelo) por la que aquí sentimos especial predilección, aunque esté un poco más alejada. Si van por esta zona, no estaría mal, a la vuelta, desviarse para ver la Casa Rectoral de Barciademera. Conserva el meigallo de la Galicia de hace siglos. Si a ustedes lo que les gusta son los deportes extremos, como pueden ser los aéreos, preguntennos. La provincia de Pontevedra ofrece todos los servicios.

Si prefiere deportes marinos, en la costa podrán alquilar yates o motos de agua y multitud de cursos de vela. Y que a nadie se le olvide de que las Islas Cíes son un paraíso subacuático (además de terrestre) para practicar el buceo. Preguntennos sobre todo lo que necesiten. 

Si echan de menos ver en directo deporte profesional, por esta zona transcurre el Rally Rías Baixas (a finales de mayo) o no muy lejos de la frontera, el espectacular Rally de Portugal, puntuable para el campeonato del mundo, en marzo. Por otro lado, la provincia de Pontevedra destaca en balonmano, con el Frigoríficos Morrazo Cangas o el Teucro de Pontevedra, ambos en 2020 en la liga Asobal, o el Chapela, en división de honor B. Y si echan de menos el fútbol profesional, el estadio de Balaídos del Celta de Vigo está a exactamente 23 minutos de la casa. O si quieren ver la Champions League, el Estadio do Dragao del Oporto es la solución, y sería una excusa perfecta para pasar un día en tan hermosa ciudad.

 Si van a visitar Ourense, o desde allí partir para hacer una excursión en catamarán por los cañones del Sil, por ejemplo, una forma original de ir sería en tren desde Salvaterra. Es un viaje de cuento en tren, todo por la orilla del río Miño, donde podrá ver la frontera natural que es el río, las “pesqueiras” de la famosa lamprea de Arbo, el embalse de Cortegada, Ribadavia, y Ourense. Desde luego, es una manera diferente de ir a la ciudad de la Burgas. Si decide ir así, póngase la canción de “O tren” de Andrés do Barro. Esta famosa canción se refiere a este viaje.

Si Galicia es conocida por ser la tierra de los mil ríos, se le debería añadir que también lo es de las mil fiestas. Alojándose en Guláns, podrán acudir tanto a las locales Festas da Virxe da Saúde, Festas de San Xulián (con el tradicional Rancho de Reis) o la gastronómica Festa do pemento, todas en Guláns, como las cercanas Fiestas del Corpus Christi de Ponteareas (que desde el año 2009 está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional), Festa do Viño de Salvaterra, Festa dos callos de Salceda, Festa do Requesón en As Neves, Festa da Lamprea en Arbo, Festa do Xamón de A Cañiza, Festas do Cristo de Porriño, Festa da Istoria en Ribadavia o la Arribada de Baiona. Otro tipo de fiestas son los Entroidos de Salceda o el Entroido de verano de Redondela o las hogueras de San Juan de Panxón. O pueden ir al “agroglamuroso” Festival de Cans, a principios de septiembre y a solo 7 kilometros de la casa. Y como en Galicia sentimos devoción por las montañas, pueden acudir a cualquiera de las dos Romerias de San Cibrán que se organizan en Guláns a lo largo del año, a la Romería de la Picaraña, peregrinar en Las Pascuillas al Santuario de A Franqueira, o acudir, el 29 de julio, a la peculiarísima Romería de Santa Marta de Ribarteme (a 23 km de O Eido), catalogada por el diario inglés “The Guardian”, como la segunda fiesta más singular del mundo, en la que procesiones de ataúdes con personas vivas en su interior dan las gracias por su milagrosa curación.

Si música es lo que les apetece, pueden venir al festival Groba de música clásica en Ponteareas, a finales de Agosto, en honor al ilustre compositor gulansés Rogelio Groba, que, por cierto, más de una vez ejerció de niñero del padre del anfitrión de O Eido de Celia. Cosas de la vida. O pueden ir en verano al parque de Castrelos, donde el inefable alcalde de Vigo se encarga de traer siempre a artistas de talla mundial (faltaría más). Y llegados a Vigo, cómo no hablar de sus “Luces de Navidad”. Su fama se ha disparado. Y es que bien es verdad que Don Abel Caballero, independientemente de ideologías, es un gran alcalde que no para de luchar por su ciudad. Si quieren comprobarlo, ahí tienen a Vigo a 20 minutos para visitarla en cualquier momento del año: una ciudad preciosa y con todos los servicios. Por cierto, Don Abel nació en Ponteareas. Y ya que van, visiten el casco viejo, la concatedral, y en A Pedra tómense unas ostras por allí. De lo más típico. Y un paseíto por O Vao o Samil para ver la puesta de sol que no falte. Y también en verano se organiza “O Marisquiño”, evento de cultura urbana y deportes extremos que, a lo largo de sus más de 20 ediciones, ha alcanzado fama mundial.

¡Y claro que no nos olvidamos de comer!. Estando en Galicia, una de las mejores cosas que sepueden hacer es disfrutar de la gastronomía, como no. Pero, dada su importancia, eso lodejamos para una pestaña aparte en esta página. No se preocupen por eso. No quedarándefraudados. Vayan pensando que para cuando terminen de cenar, pueden volver a casa yrematar el día con una Queimada. Por el conxuro, no se preocupen. Se lo pasamos nosotros.

Estando en Galicia, una de las mejores cosas que se pueden hacer es disfrutar de la gastronomía, como no.

Pero, dada su importancia, eso lo dejamos para una pestaña aparte en esta página

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies